Saltar al contenido

La importancia de ser una empresa con conciencia ambiental

El mundo en el que vivimos se encuentra en un constante cambio, y afortunadamente hoy, nos encontramos en una etapa en donde se le ha dado un lugar muy importante a la búsqueda de soluciones para las problemáticas sociales y ambientales.

Cada vez son más los consumidores que tienen todas estas cuestiones presentes a la hora de comprar y deciden elegir productos, servicios y empresas que toman medidas y crean estrategias para contribuir y generar un cambio.

Por lo tanto, es algo a lo que debemos comenzar a prestarle atención y darle el lugar y la prioridad que necesita.

Además, ser una empresa comprometida y responsable con estas cuestiones puede beneficiar a nuestra empresa, estos son algunas ventajas:

  1.  La creación de un nuevo nicho (como por ejemplo el número de mujeres que solo compran maquillajes que no sean testeados en animales)
  2. Mejora la imagen de la empresa ante la sociedad, (una empresa con ese nivel de preocupación por el otro genera más confianza)
  3. Eleva los ingresos (existen personas dispuestas a pagar un poco más por productos que no dañen el planeta)
  4. Reduce costos (con una buena planificación y eligiendo las alternativas correctas es posible que podamos reducir nuestros costos, especialmente en el proceso de empaquetado)

“Las empresas B”

¿Alguna vez has escuchado este término? Si no lo has hecho hoy te contamos qué significa. 

Esta denominación se le ha atribuido a aquellas empresas que utilizan su poder sobre el mercado y la sociedad para crear conciencia, dar un mensaje y generar un cambio que impacte sobre las personas respecto de los problemas a nivel global. Como por ejemplo la preocupación por la capa de ozono, el derretimiento de los glaciares, la desnutrición y más.

Estas organizaciones no solo se comprometen a distribuir el mensaje, sino que también deben tomar acciones que concuerden con este, y crear estrategias que tengan en cuenta estos problemas y aporten una solución. Deben cambiar la mentalidad del equipo y la cultura empresarial para orientarla hacia este lado.

El objetivo es que ser responsables socialmente no sea solo una actividad que se realiza una vez al año con una campaña. Sino que se convierta en algo del día a día, que se desarrolle junto con la empresa y que constantemente se estén buscando nuevas opciones que ayuden cada vez más. 

¿Y cómo hacen esto las empresas?

Existen millones de maneras de contribuir al medioambiente o a la sociedad. Entre las opciones que escogen se encuentran: proponer la opción de embalaje más amigable con el medio ambiente, reducir el consumo de plástico y papel, incentivar el reciclaje, contratar personas que tristemente suelen ser discriminadas y les resulta más difícil conseguir un empleo.

Estas son algunas de las tantas opciones que pueden tomar las organizaciones.

¿Y vos qué esperás para convertirte en una empresa amigable con el medio ambiente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Somos del Equipo de Marketing de Javier Insaurralde. ¿Cuál es tu duda?
Javier responde personalmente todas las consultas.